La inteligencia artificial está siendo desarrollada de manera tan acelerada que ya nos empezamos a preguntar ¿cuándo la “vida” virtual será la nueva realidad?

Hace pocos años, la Inteligencia Artificial (AI) parecía un tema muy alejado a nuestra realidad. Sin embargo, hoy nos encontramos cara a cara con ella y pretende revolucionar muchos aspectos de nuestra sociedad.

A continuación veremos algunos ejemplos de casos donde la AI ha cruzado algunas barreras de lo cotidiano.

El matrimonio de Akihiko Kondo

Hace más de un año Kondo contrajo matrimonio, pero su esposa es una asistente virtual, es un holograma creado con Inteligencia Artificial.

Para él, Hatsune Miku, el nombre de su esposa, es su compañera de vida y la mujer de sus sueños que lo salvó de sus peores momentos.

Lo más interesante es que Kondo no es el único que ha decidido formalizar su relación con una asistente virtual. La empresa que ha desarrollado estos hologramas ha tenido que entregar otros 3700 certificados de matrimonio.

Kondo

El holograma fue desarrollado con un algoritmo de machine-learning que reconoce la voz de su esposo. Pero al momento su interacción es muy básica basada en saludos y frases ya determinadas.

Kondo ni siquiera piensa en tener una relación con un humano. Él comenta que decidió “unir” su vida con Miku porque la ama. Y aunque ellos no tienen los beneficios obvios, él está seguro que ella no lo engañará, no le hará daño ni tampoco morirá.

Furhat Robotics

En Estocolmo se ha desarrollado un robot social llamado Furhat. Han creado una máquina con una cara humana que puede interactuar con las personas como cualquier otro lo haría.

Para los fundadores de la compañía, el hecho de crear un robot que se asemeje a un humano es fascinante y a la vez muy difícil.

Si analizamos un momento, desarrollar un algoritmo para un ser humano es muy complicado. Los seres humanos somos muy impredecibles. Nos dejamos llevar por emociones y nuestros gestos como acciones pueden variar muy facilmente.

Para los desarrolladores de Furhat, la interacción que ofrecen los robots sociales no la logra ningún asistente de voz. Con los robots sociales se experimenta una co-presencia pues comparten el mismo espacio físico. Para ellos, con un robot social se puede crear una conexión emocional.

Los humanos somos altamente sensitivos a los espacios físicos, y a la interacción que ofrece estar junto a otra persona en un mismo espacio.

Pero de todas formas aún existen muchas barreras que Furhat tiene que superar para ser aceptado en el mercado.

Hiroshi Ishiguro

Si hablamos de robótica e Inteligencia Artificial no podemos pasar por alto el nombre de Ishiguro. PhD en robótica y visionario, que piensa que los humanoides pueden remplazar a los humanos en cualquier rol. Es por ello que él con su equipo ATR en Japón desarrollan robots que se asemejen a los humanos.

Ishiguro

Para Ishiguro la Inteligencia Artificial necesita tener su propia experiencia para ser más “inteligente”.

Él ha desarrollado un humanoide de sí mismo. Ha incluido algoritmos de inteligencia artificial para que responda preguntas que los participantes realizan en foros e incluso el robot tiene gestos faciales propios de su inventor.

Otro ejemplo muy claro de AI es Erica, uno de los robots más avanzados en el planeta. De quien incluso se ha dicho que es tan avanzado y se asemeja tanto a los seres humanos que podría tener hasta “alma”.

Erica puede mantener conversaciones en japonés por algoritmos generados. No solo responde preguntas, sino que también las hace. Tiene algoritmos de reconocimiento facial y sensores infrarrojos que permite seguir y rastrear caras en una habitación.

Es tal la tecnología desarrollada en este robot, que incluso puede llamar a una persona por su nombre solo por la imagen facial de la misma y además intenta reconocer de qué humor se encuentra.

Con todo esto, las preguntas éticas no pueden pasar por alto. ¿Hasta qué punto la AI formará parte de nuestras vidas? ¿Qué tan “humanos” llegarán a ser? ¿Seremos en algún momento incapaces de distinguir un humano de un robot

¿Será posible, en algún momento, construir robots de familiares fallecidos? Las preguntas son tantas, y solo el tiempo nos dará las respuestas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí